Año del mono en China

En China, se cree que aquellos nacidos bajo el signo del mono son personas astutas, inteligentes y curiosas que tienden a ser dichosas en su vida por su capacidad y seguridad en sí mismas. Este buen augurio, sumado a la anulación de la política del hijo único anunciada por Pekín el año pasado, ha creado el caldo de cultivo perfecto para que el gigante asiático sea testigo del mayor baby boom en años.

En la noche del domingo al lunes, China celebrará el nuevo año lunar, una de las festividades más importantes de todo su calendario. Pese a que el del mono no es considerado el más propicio de entre los 12 signos del zodiaco, está emparedado entre el de la cabra y el pollo, vistos como menos favorables por gran parte de la población.

De hecho, el más prometedor de todos ellos es el del dragón, sinónimo de poder y riqueza que en anteriores ediciones ha registrado aumentos de hasta el 5% en el número de nacimientos. Por el contrario, se piensa que aquellos llegados a este mundo en el saliente año de la cabra "tendrán una vida muy dura", un hecho por el que en 2015 nacieron 320.000 bebés menos que el año pasado según la propia Comisión Nacional de Salud y Planificación Familiar china.

Pero además de las arraigadas supersticiones que influencian la vida y decisiones de muchos chinos, este nuevo año hay otro factor a tener en cuenta. Desde el 1 de enero, todas aquellas parejas que lo deseen pueden tener dos vástagos, una medida que se adoptó para poner freno a las desastrosas consecuencias que más de tres décadas de política del hijo único han dejado en el país, como el preocupante envejecimiento de su población o la alta desigualdad entre el número de hombres y mujeres.

Aumento de entre tres y seis millones de los nacimientos

En octubre, Credit Suisse Group estimó que el cambio en la legislación supondría un aumento de entre tres y seis millones de bebés al año, unas cifras que están en línea con las que maneja la Comisión de Planificación Familiar, que espera que haya entre 18 y 21 millones de recién nacidos por año de aquí a 2021.

Los efectos de este aumento ya se han dejado notar. Centros como el Hospital de Obstetricia y Ginecología de Pekín o el Hospital Internacional de Maternidad de Shanghái han alertado a las mujeres embarazadas de que se están quedando sin camas disponibles para la primera mitad del año, y que si desean ser atendidas en este periodo, deben darse prisa a la hora de reservar su plaza. Este aumento se está viendo acompañado de una mayor contratación de pediatras y matronas así como de la ampliación de las instalaciones disponibles para poder dar abasto a la mayor cantidad de mujeres posible.

"A algunas de mis pacientes ya les han dicho que reserven su plaza aunque estén de pocas semanas, ya que en muchos hospitales van faltando camas y este año va a haber más niños que el pasado", dijo a este diario Liz Purnell, fundadora de la empresa honkonesa A Mothers Touch.

Su empresa es una de los cientos que a lo largo de todo China ofrece servicios de cuidados postmaternales, una industria en auge ante el aumento del poder adquisitivo de la creciente clase media china y de su disposición a gastar sus recursos en cuidados y salud.

Matronas, profesión con futuro

Otro de los servicios que está experimentando un rápido incremento en su demanda es el de las yuesao (en mandarín) o pui yuet (en cantonés), particulares matronas de la cultura china. De acuerdo la tradición del país asiático, la mujer que acaba de dar a luz debe descansar y reponerse de los esfuerzos realizados durante el mes siguiente al parto, y para ello muchas contratan los servicios de estas matronas especiales.

De raíces milenarias, la tradición dicta que la madre no puede salir de la casa ni enfriarse durante los 30 primeros días, un periodo en el que su dieta está estrictamente regulada. "Mi pui yuet me preparaba unas sopas muy sabrosas y otros platos especiales para que recuperara fuerzas y, como no podía tocar el agua fría, me frotaba el cuerpo y el pelo con agua de gengibre todos los días" recuerda Lai Wah Nei, madre de gemelas en 2012. "Era muy estricta, pero también muy buena y profesional, lloré un poco cuando al cabo del mes salió de casa y dejó de trabajar para nosotros".

Sus atenciones son tan apreciadas que los servicios de las más valoradas tienen que reservarse con meses de antelación. Aunque antes su negocio funcionaba más por el boca a boca, con el aumento de la demanda han florecido los centros y academias que preparan a las futuras matronas, y la profesión ve cómo sus salarios se revalorizan año tras año hasta alcanzar los más de 2.000 euros por mes que cobran algunas de ellas.

Además de las dedicadas estrictamente a los cuidados, otras empresas que se verán beneficiadas por este baby boom serán las que venden artículos como la leche en polvo, los pañales o los tratamientos de fertilidad, ya que muchas de las mujeres que optan por tener un segundo hijo son mayores de 35 años. Es el caso de la farmacéutica Merck, cuyo jefe de finanzas Marcus Kuhnert dijo hace poco que desde que el Gobierno chino anunció el fin de la política del hijo único "hemos visto un fuerte aumento en nuestro negocio".

Fuente: http://www.elmundo.es/sociedad/2016/02/06/56b5e9b1268e3edf638b4621.html