5 claves para entender qué supone el albinismo en África

En África, el porcentaje de albinos entre la población supera en más del 80% al que hay en Europa. Los problemas que estas personas sufren debido a una mutación genética se unen a los derivados de leyendas sobre la “brujería muti” provocando muertes, desapariciones y atrocidades de todo tipo.

Una mutación genética

El albinismo es una enfermedad que se da debido a una mutación genética, concretamente la del gen P, presente en el cromosoma número 15. Al gestarse un bebé, éste hereda la mitad de los cromosomas de su padre y la otra mitad de su madre. Si en ese proceso hereda ambos genes portadores de albinismo, el niño/a nacerá con esa enfermedad; si sólo hereda un gen portador, saldrá portador; y, si hereda ambos genes sin mutación, no será portador ni albino.


Esta mutación genética está presente en el mundo entero. No sólo eso, si no que cada vez está más extendida. En países europeos una de cada 17.000 personas es albina. En África el porcentaje es mayor, aproximadamente una de cada 2.000 o 5.000 personas (dependiendo del país), presentará albinismo. En un continente donde la mayor parte de la población es de raza negra y la pobreza y falta de educación juegan un papel fundamental, el albinismo es un duro obstáculo para tener una vida normal.


La explicación científica a esta condición genética se denomina hipo-pigmentación; es decir, la incapacidad de un cuerpo humano para producir o distribuir melanina. La melanina, a su vez, es un pigmento que se distribuye por todo el cuerpo dando color a la piel, el cabello y el iris. A pesar de que la explicación científica de las causas del albinismo sea clara, la falta de educación y las ancestrales tradiciones mágicas africanas hacen que parte de la población crea en maldiciones y poderes alrededor de las personas con albinismo, lo que dificulta mucho su día a día. En concreto, en Tanzania y Uganda, las atrocidades son un auténtico crimen contra los derechos humanos.


La “brujería muti”

En Tanzania, el 60% de la población cree en este tipo de brujería. Surgida hace cientos de años y expandida por la América precolombina, África y Asia pre-colonial, esta magia tiene dos ramas principales. La primera, la blanca, usa todo tipo de plantas para desarrollar sus brebajes así como partes de animales o sangre; la segunda, la más extrema, usa también partes de cuerpos humanos.

Cuenta la leyenda que las personas albinas tienen un poder en la sangre. Quien la beba, gozará de éxito y riquezas. Además, las extremidades, genitales y pieles albinas dan suerte; con partes de cuerpos albinos se realizan rituales y amuletos. Dicen los hechiceros que si estas partes del cuerpo son arrancadas mientras la persona siga viva, el hechizo tendrá un mayor efecto debido al sufrimiento emanado de sus gritos y lloros en el momento de la amputación.

Teniendo en cuenta que en el mercado de magia negra se puede comprar un brazo albino por unos 1.000 o 2.000€ y sin olvidar la situación que vive un país en el que el 80% de su población está por debajo del umbral de pobreza, no sorprende la tentación que experimentan muchos tanzanos de capturar albinos o, al menos, partes de su cuerpo. La falta de humanidad sobrepasa unos límites vencida por la lucha por la supervivencia. Sin embargo, lo que más preocupa es que quien compra esas extremidades para fabricarse amuletos de la suerte, no es la población analfabeta y pobre de los alrededores rurales, sino, la parte de la población que tiene la oportunidad de gastarse ese dinero, la parte rica, la parte que (sobre todo en estados africanos) suele tener poder en el país.

Investigando, se pueden encontrar decenas de personas de todas las edades que han vivido historias para no contar. Bebés, niños, ancianos… En Tanzania hay 170.000 albinos que viven con miedo cada día, miedo a encontrarse a un “cazador”. Los esfuerzos por parte del gobierno para encontrar a esos “cazadores” son, en muchas ocasiones, en balde.

Fantasmas o enviados del diablo

Por si fuera poco, los albinos no solo tienen que defender su vida frente a quienes quieren beber su sangre o utilizar su cuerpo como amuletos de la suerte. Éste es solo uno de los obstáculos que tienen que superar por pertenecer a un pueblo con una cultura menos desarrollada.

En África está bastante extendida la idea de que la gente albina está maldita y traerá mala suerte. Esto ha llevado a esa gente a una situación de exclusión social que les quita las oportunidades que cualquier otra persona puede tener. Los albinos son la cura contra el SIDA para quienes mantengan relaciones sexuales con ellos, son fantasmas que se desvanecen en lugar de morir… Son demasiadas las creencias que agravan esta situación de exclusión.

Las mujeres que dan a luz un bebé albino son frecuentemente repudiadas por su familia ya que esto es símbolo de adulterio con un hombre blanco. Así, muchas de ellas huyen con sus hijos hacia “fortalezas” o centros que les ofrecen protección, mientras que otras optan por abandonarlos a su suerte hasta que mueren o son descubiertos por algún “cazador”

Una enfermedad hereditaria

Como adelantábamos al comienzo de este artículo, el albinismo es una enfermedad consecuencia de una mutación genética. Como otras enfermedades, conlleva una serie de síntomas y problemas con los que tendrán que lidiar las personas que la padezcan.

La melanina actúa como foto-protector natural en los seres humanos. De hecho, las diferentes tonalidades en la pigmentación de la piel de las personas dependen de la cantidad de luz que estén acostumbrados a recibir sobre el cuerpo o de la zona geográfica en la que vivan. Cuando la luz solar incide en nuestra piel de forma directa, nuestro cuerpo es capaz de absorber vitamina D de la misma. La melanina en cantidades excesivas en proporción con la cantidad de luz solar que recibimos podría privarnos de recibir esas cantidades de vitaminas provocando serios problemas, ente ellos, raquitismo.

Así pues, la naturaleza, de manera muy sabia, regula la cantidad de melanina que tendremos para conseguir un punto intermedio entre la protección solar y la captación de vitaminas del sol de manera natural.

La melanina no solo protege nuestra piel, sino también nuestros ojos, que con la luz ultravioleta podrían sufrir graves problemas como quemaduras o desaparición parcial o total de la vista.

Dicho todo esto, comprendemos que la naturaleza deja de ser tan sabia en el momento que nace un niño albino en África. Sin recursos necesarios para adoptar todos los cuidados que necesita, bajo una exposición solar diaria intensa y a una temperatura media bastante elevada.

Síntomas, problemas y soluciones

La exposición al sol por parte de personas que padecen albinismo puede provocar graves problemas. Quemaduras en las pieles blancas que, sin protección alguna, no se ponen morenas sino que directamente se queman. Sin la protección solar adecuada o ropas y sombreros para proteger la piel ante el sol, muchos desarrollan cáncer de piel a temprana edad.
Siendo el anterior el problema principal de la falta de pigmentación en la piel, no debemos olvidar lo que supone la falta de pigmentación ocular. El rechazo de situaciones de luz intensa debido al claro color del iris de estas personas unido a las anomalías visuales que presentan, limitan su calidad de vida. Todos experimentan una discapacidad visual en mayor o menor medida, siendo la mayoría de ellos “legalmente ciegos”.
 
¿Y QUÉ PUEDO HACER YO?

Con este artículo intentamos informar y concienciar a la gente del horror que pasan muchas personas (incluidos niños de todas las edades) que no sólo no reciben ninguna ayuda por parte del gobierno por sufrir esas discapacidades relacionadas con la enfermedad, sino que además tienen que soportar el peso de una cultura que les llama malditos y los usa como negocio. Puedes ayudarnos a difundirlo para conseguir una mayor concienciación. En Tanzania las medidas para protegerles empezaron a llevarse a cabo gracias a la presión internacional, ¡consigámoslo también en el resto de países africanos!

Aquí te dejamos algunas vías de actuación para apoyar la toma de conciencia para con estas personas. En la plataforma change.org, por ejemplo, puedes firmar por la creación de un día internacional del albinismo. Casa África presenta del 24 de enero al 16 de abril una exposición fotográfica llamada “albino, bajo la sombra del sol” para mostrar más de cerca el sufrimiento de estas personas, ¿te apetece pasarte?

Si quieres informarte sobre las probabilidades que hay de que nazca un niño albino, te invitamos a descubrir este gráfico elaborado por el Centro Nacional de Biotecnología para El Mundo.

De la mano del periodista Jon Sistiaga, canal plus emitía el reportaje “Blancos de la ira”. Ahora está disponible en internet para quien quiera informarse con más que palabras de la situación de los albinos en Tanzania.

En canalsolidario.org también tenemos una lista de noticias que puedes leer para seguir más de cerca la historia de estas personas. Puedes contribuir al apoyo de esta comunidad a través de AIPC Pandora o puedes indagar en el trabajo que realiza la ONG “under the same sun” , una de las principales organizaciones que ha desarrollado refugios para los albinos en Tanzania.

Fuente: http://www.canalsolidario.org/noticia/5-claves-para-entender-que-supone-el-albinismo-en-africa/33872